Las vacunas contra la COVID-19 generan bulos y desinformaciones como que el 80% de las personas que las reciben enferman

Mañana DKV Salud y Maldita.es lanzan un nuevo artículo de la campaña “Menos bulos, más rigor científico” en el que se desmontan bulos sobre los efectos secundarios de estas vacunas

En las últimas semanas han circulado en redes sociales múltiples bulos y desinformaciones sobre los supuestos efectos secundarios de las vacunas contra la COVID-19 (Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Sputnik V). En el artículo de mañana de DKV Salud y Maldita.es se desmontan estos bulos.

Uno de estos es que en Gibraltar han muerto 53 personas tras recibir la vacuna contra la COVID-19 tan solo 10 días después de comenzar el proceso. La web que lo difunde no aporta ningún tipo de prueba y el ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, ha asegurado que no es cierto. A través de su cuenta de Twitter, ha afirmado que el contenido es "una mentira" y que "nadie debería creer ni una palabra" de lo que dice.

Además, la Autoridad de Salud de Gibraltar ha indicado en un comunicado remitido que "no hay evidencias de que ninguna de las 11.073 personas vacunadas en Gibraltar haya muerto a consecuencia de ninguna reacción a la vacuna" y que "las afirmaciones que dicen lo contrario en las redes sociales son completamente falsas".

Otro de los bulos es que estas vacunas contra el coronavirus “enferman” al 80% de las personas que la reciben. Se ha viralizado un vídeo en el que varias personas, entre ellas la activista antivacunas y promotora de teorías de la conspiración, Judy Mikovits, hablan sobre las vacunas contra el coronavirus. Entre las afirmaciones falsas que sostienen, aseguran que las vacunas de ARN mensajero (ARNm) no cumplen con la definición de vacuna, que van a cambiar nuestro ADN y que causan efectos adversos en el 80% de las personas vacunadas.

Pero todo esto no es cierto, la vacuna de ARN mensajero sí cumple con la definición de vacuna de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) y no altera el ADN. Además, también es falso que “enferma” al 80% de personas que la reciben.

Las vacunas pueden causar algunas reacciones adversas, casi siempre leves. Sin embargo, los datos recopilados hasta ahora tanto en los ensayos clínicos como en la aplicación de las vacunas contra la COVID-19 en los primeros grupos de población vacunados señalan que estas vacunas son seguras y contradicen la afirmación de que van a “enfermar” al 80% de la población.

También corre un bulo que cuenta que una voluntaria del ensayo clínico de la vacuna de Pfizer ha sufrido una erupción en la planta de los pies como efecto secundario. Pfizer afirma que la voluntaria sí participó en uno de los ensayos clínicos de la vacuna contra la COVID-19, pero indica que su condición médica no está relacionada con su participación en el ensayo clínico. La compañía insiste en que no se han observado problemas de seguridad graves de la vacuna.

La propia voluntaria asegura que los fabricantes de la vacuna le han comunicado que ella se encontraba en el grupo placebo del ensayo, por lo que es imposible que esta reacción cutánea haya sido provocada por la vacuna.

Para conocer otros de los bulos y desinformaciones sobre estas vacunas, como el de una mujer que ha sufrido un aborto tras recibir la vacuna o que las vacunas causan convulsiones, puedes leer el artículo de mañana aquí.

Activistas de la salud

El pasado mes de marzo, DKV presentó su nuevo posicionamiento de marca “Activistas de la Salud” en la que apela directamente a la sociedad a involucrarse de manera directa en causas como el cuidado del medio ambiente, la inclusión de las personas con discapacidad, la alimentación saludable, la lucha contra la obesidad infantil y el bienestar de la mujer. DKV impulsa desde hace tiempo iniciativas relacionadas con estas causas para divulgar y promover acciones que mejoren la salud y el bienestar de las personas y del planeta. Proyectos como #LaHoraDeCuidarse con el Club de las Malasmadres, que promueve que las mujeres dediquen tiempo a su cuidado personal; #DKVapptívate de prevención de la obesidad infantil; el Observatorio DKV de Salud y Medioambiente y la Fundación Integralia DKV son buenos ejemplos de ello. Sin embargo, la compañía aseguradora da un paso más y se convierte en activista con este nuevo posicionamiento atrevido, directo y con un tono más reivindicativo que recuerda que “el momento de actuar es ahora”.

Maldita.es

Maldita.es es un medio de comunicación sin ánimo de lucro que lucha contra la desinformación y promueve la transparencia a través del fact-checking y el uso de técnicas de periodismo de datos. Su misión principal es dotar herramientas, tecnología e información que permita a los ciudadanos crearse opiniones y tomar decisiones informadas. Es la única organización española parte del grupo de alto nivel sobre Fake News y Desinformación de la Comisión Europea. También es firmante del Código de Principios de la International Fact-Checking Network. En España, DKV está implantado en todo el territorio nacional con una amplia red de oficinas de seguros de salud (https://dkvseguros.com/seguros-medicos-particulares/) y consultorios, donde trabajan casi 2.000 empleados que dan servicio a cerca de 2 millones de clientes.

Maldita