El origen de la COVID-19 genera bulos y desinformaciones como que fue creado en un laboratorio o que está causado por el 5G

Desde que un equipo de la OMS viajó a Wuhan, la ciudad china en la que se detectó el foco inicial de la pandemia se han compartido bulos sobre el origen de este virus

Mañana DKV Salud y Maldita.es lanzan un nuevo artículo de la campaña “Menos bulos, más rigor científico” en el que se desmontan algunos bulos sobre el origen del coronavirus.

Ni el virus fue creado en un laboratorio ni está causado por el 5G, lo explicamos. Diferentes contenidos conspiratorios de todo tipo han afirmado que el SARS-CoV-2 habría sido obra del ser humano, creado en un laboratorio como un arma biológica para lograr distintos fines. Sin embargo, no hay evidencias científicas de que el coronavirus haya sido creado en un laboratorio. Por ejemplo, la supuesta viróloga Judy Mikovits sostiene que el SARS-CoV-2 “ha sido liberado intencionalmente”. Li-Meng Yan, una viróloga china, y otros tres científicos también afirman en un artículo y en entrevistas televisivas que la COVID-19 ha sido creada en un laboratorio en China. El artículo de Li-Meng Yan no ha sido publicado en ninguna revista científica y diferentes expertos señalan la falta de evidencias aportadas en él.

Sonia Zúliga, investigadora de coronavirus en el Centro Nacional de Biotecnología afirma que las declaraciones de Judy Mikovits “no tienen ninguna evidencia científica. Y añade que “La mayor parte de las referencias que citan son o artículos que aún están en preprint (no revisados por otros científicos) o fuentes similares, no publicaciones científicas; y cuando citan muchas publicaciones científicas es para decir que no se creen lo que dicen”. Además, en un comunicado publicado en la revista The Lancet asegura que "científicos de múltiples países han analizado genomas del agente causal y los resultados concluyen, de forma abrumadora, que el origen está en la vida silvestre".

A este bulo se le han sumado publicaciones que atribuyen este tipo de declaraciones a personas famosas o incluso a medios de comunicación. Por ejemplo, no es cierto que Tasuku Honjo, nobel de Medicina, haya afirmado que el coronavirus "está fabricado y el virus es completamente artificial". El propio Tasuku Honjo manifestó en un comunicado que le entristecía mucho que su nombre y el de la Universidad de Kioto (Japón) fueran utilizados “para difundir falsas acusaciones y desinformación".

Tampoco es cierto que el Washington Post haya confirmado que el origen del coronavirus sea un laboratorio de Wuhan. El origen de esta idea es una columna de opinión publicada en este diario. Pero en ella, el columnista Josh Rogin reconoce que no hay pruebas concluyentes de que un laboratorio de Wuhan sea el origen del coronavirus.

El otro bulo que desmentimos en el artículo de mañana es la evidencia científica de que el coronavirus esté causado por la tecnología 5G. Algunos afirman que el coronavirus no es un virus, sino un "exosoma influido por la contaminación electromagnética". Pero no hay evidencias de que los campos electromagnéticos afecten a la salud ni estén relacionados con la COVID-19.

En un contenido se indica que "la tecnología 5G irá acompañada de un aumento de una variedad de patologías, desde infertilidad a enfermedades neurológicas y cáncer". Sin embargo, las evidencias disponibles actualmente, que son abundantes indican que la exposición cotidiana a los campos electromagnéticos de baja intensidad no parece tener efectos sobre la salud. Si quieres tener más información sobre estos bulos y desinformaciones sobre el origen de la COVID-19, puedes leer el artículo aquí.

Activistas de la salud

El pasado mes de marzo, DKV presentó su nuevo posicionamiento de marca “Activistas de la Salud” en la que apela directamente a la sociedad a involucrarse de manera directa en causas como el cuidado del medio ambiente, la inclusión de las personas con discapacidad, la alimentación saludable, la lucha contra la obesidad infantil y el bienestar de la mujer.

DKV impulsa desde hace tiempo iniciativas relacionadas con estas causas para divulgar y promover acciones que mejoren la salud y el bienestar de las personas y del planeta. Proyectos como #LaHoraDeCuidarse con el Club de las Malasmadres, que promueve que las mujeres dediquen tiempo a su cuidado personal; #DKVapptívate de prevención de la obesidad infantil; el Observatorio DKV de Salud y Medioambiente y la Fundación Integralia DKV son buenos ejemplos de ello.

Sin embargo, la compañía aseguradora da un paso más y se convierte en activista con este nuevo posicionamiento atrevido, directo y con un tono más reivindicativo que recuerda que “el momento de actuar es ahora”.

Maldita.es

Maldita.es es un medio de comunicación sin ánimo de lucro que lucha contra la desinformación y promueve la transparencia a través del fact-checking y el uso de técnicas de periodismo de datos. Su misión principal es dotar herramientas, tecnología e información que permita a los ciudadanos crearse opiniones y tomar decisiones informadas. Es la única organización española parte del grupo de alto nivel sobre Fake News y Desinformación de la Comisión Europea. También es firmante del Código de Principios de la International Fact-Checking Network.

En España, DKV está implantado en todo el territorio nacional con una amplia red de oficinas de seguros de salud (https://dkvseguros.com/seguros-medicos-particulares/) y consultorios, donde trabajan casi 2.000 empleados que dan servicio a cerca de 2 millones de clientes.

DKV Click Maldita