Los 'baños de bosque' llegan al País Vasco de la mano de DKV

DKV Seguros presenta en Vizcaya el primer documento en español con evidencias científicas sobre las bondades saludables de los ecosistemas forestales

El contacto con la naturaleza mejora nuestra salud mental y física. Así lo revela el estudio Baños de bosque, una propuesta de salud, elaborado por el Observatorio DKV de Salud y Medio Ambiente del Instituto DKV de la Vida Saludable en colaboración con el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), y que ha sido presentado este miércoles en Mendata (Vizcaya), en unas jornadas teórico-prácticas organizadas por la Unión de Selvicultores del Sur de Europa (USSE): los espacios verdes disminuyen los niveles de estrés, ansiedad, insomnio y estado depresivo, a la vez que reducen la obesidad, la diabetes y la presión arterial, ayudan a prevenir determinadas enfermedades no transmisibles y mejoran el sistema inmunitario. Unos males que han aumentado en las últimas décadas, y que en la mayoría de los casos se relacionan con la progresiva urbanización de la sociedad.

Las jornadas, tituladas ‘Bosques y Salud’, han estado orientadas a los profesionales sanitarios y sociosanitarios vascos interesados en la relación entre salud y naturaleza como factor de prevención y mejora de la salud en general. En ellas, la responsable de Desarrollo y Gestión de Proyectos de Medio Ambiente en DKV Seguros y coautora de ‘Baños de bosque, una propuesta de salud’, Marta Pahissa, ha explicado que “diversos estudios científicos y artículos de revisión indican que la exposición a la naturaleza se está erigiendo como una práctica tan sencilla como beneficiosa tanto para nuestra salud mental como física”. Es por ello que la publicación, la primera en español con evidencias acreditadas sobre las bondades de los espacios naturales y los ecosistemas forestales, pretende concienciar a la población sobre la importancia que el medio ambiente tiene para la salud y el bienestar de las personas, así como impulsar los baños de bosque como una actividad saludable en nuestro país. Pues según ha apuntado Marta Pahissa, “si bien existe una amplia concienciación institucional y social sobre los efectos negativos de la contaminación y los daños en la naturaleza pueden tener en nuestra salud y calidad de vida, los beneficios de los espacios naturales en la salud de las personas no son tan conocidos por la sociedad”.

Más allá de la presentación del informe, las jornadas también han servido de marco para dar a conocer los recorridos que desde la USSE, con el soporte de DKV Seguros, están creando en el territorio vasco, para promover esta actividad saludable entre la sociedad. Unos itinerarios geolocalizados y accesibles a través de la plataforma “Rutas de baño de bosque guiadas a través deWikiloc”. Asimismo, el responsable de la Unidad de Investigación en Epidemiología Ambiental y Desarrollo Infantil de Biodonostia, el Dr. Jesús María Ibarluzea, ha expuesto el Proyecto INMA (Infancia y Medio Ambiente), el cual estudia los efectos de los contaminantes ambientales en el crecimiento y desarrollo de los niños.

Además, antes y después de las sesiones formativas, se han realizado dos baños de bosque con un guía especializado y certificado por la Association of Nature and Forest Therapy, para que los asistentes pudieran experimentar en primera persona los efectos fisiológicos y psicológicos que el contacto con la naturaleza genera sobre la salud humana.

Una práctica de origen nipón

Desde principios de la década de los 80, Japón promueve los baños de bosque –o ‘Shirin-yoku’, como allí se conocen- como práctica terapéutica. Una propuesta inspirada en las tradiciones budistas y sintoístas y desarrollada inicialmente por el ministerio japonés de Agricultura, Silvicultura y Pesca, que consiste en visitar las florestas y conectar con el entorno empleando todos los sentidos. Así, las sesiones de ‘Shirin-yoku’ proponen un paseo entre los árboles, sentándose, estirándose, observando sus diversos elementos naturales y disfrutando de sus silencios y sonidos, para aprovechar los efectos favorables que los espacios verdes tienen para la salud física y mental de las personas.

Son tales los resultados positivos que favorece la actividad, que actualmente se estima que entre uno y dos millones de japoneses practican baños de bosque cada año en alguno de los múltiples itinerarios forestales terapéuticos certificados por la Agencia Forestal de Japón; e incluso algunas empresas del país ofrecen sesiones a sus trabajadores como método para combatir los elevados niveles de estrés y competitividad a los que están sometidos.

Asimismo, en los últimos años, la terapia ha empezado a extenderse más allá del país del sol naciente: desde Corea del Sur a Australia, pasando por Estados Unidos, Canadá, Alemania, el Reino Unido o Francia, entre otros, ya están llevando a cabo diversas iniciativas inspiradas en los ‘Shirin-yoku’. También en España los baños de bosque están ganando más adeptos cada día.

Siete beneficios para la salud física y mental

De hecho, España fue el primer país europeo en aplicar esta técnica ya en 2007. Es por ello que, diez años después, y coincidiendo con el auge actual de la actividad, el Instituto DKV de la Vida Saludable publica Baños de bosque, una propuesta de salud con el fin de promover esta actividad de contacto con la naturaleza y, sobre todo, ofrecer un documento que recoja sus beneficios fisiológicos y psicológicos. Según el informe, estos son, principalmente: 

  • Mejoran la salud y la calidad de vida percibidas.
  • Reducen la morbilidad (cantidad de personas que enferman en un lugar y periodo de tiempo determinados en relación al total de la población).
  • Diminuyen la mortalidad.
  • Inciden en un menor sobrepeso y obesidad.
  • Ayudan a mantener la salud cardiovascular.
  • Contibuyen a mejorar la salud mental y emocional, ya que rebaja la tensión psicológica, el estrés, la ansiedad, la depresión, la ira o la fatiga, entre otros aspectos.
  • Tienen un efecto de soporte y cohesión social que contribuye al bienestar.
  • Posee un efecto coterapeuta.

Con todo, el estudio recuerda que los ‘Shirin-yoku’ son una actividad saludable recomendable para perfiles muy variados y con un amplio abanico de posibilidades para disfrutarlos, tanto por cuenta propia como en compañía de un guía especializado. No obstante, para facilitar e incentivar su práctica entre la sociedad, la publicación ofrece algunos consejos sobre como realizarlos para aprovechar todos sus beneficios. Asimismo, recuerda que DKV Seguros y EUROPARC España han desarrollado un proyecto para identificar diversas rutas en distintas áreas naturales protegidas del país donde poder llevar a cabo un baño de bosque. Estas rutas están geolocalizadas en el perfil de Wikiloc de DKV Seguros.

Consulta aquí el estudio completo

Bosques saludables

Comparte esta noticia