Ficha 4 - Jugar, el mejor método de aprender

Los niños, por naturaleza, tienden a moverse, pero la sociedad actual favorece el sedentarismo y la inactividad

New call-to-action

 

Realizar actividad física y reducir el sedentarismo son fundamentales para la prevención de la obesidad infantil y de otros problemas de salud que asocian a ella.

Pero sobre todo es sabido de la importancia del juego en el desarrollo infantil, en especial del juego libre que se da en el bebé desde el momento del nacimiento y que evoluciona hasta el final de la infancia en paralelo con su desarrollo motriz, cognitivo, social y emocional.

En un estudio realizado por la AMEI-WAECE y publicado en mayo 2011, en que participaron 2.902 familias con hijos entre 3 y 6 años, se constata que el 36% con tan sólo 3 años utiliza el ordenador y las videoconsolas para jugar y ya son el 81% el que lo hace a los 5 años dedicando de 1 a 2 horas al día entre semana. La introducción de las nuevas tecnologías y su uso en aumento a tempranas edades reduce la posibilidad de conocer y disfrutar los juegos tradicionales (manipulativos, de construcción, simbólicos) y especialmente los juegos en el exterior como jugar en el parque, a la pelota o juegos de patio.