Ficha 18 - Emociones y aprendizaje: un binomio indiscutible

La importancia de las emociones en el aprendizaje

El mundo de las emociones tiene gran importancia en el desarrollo del niño. Las emociones tienen una función primordial para el bebé y su proceso madurativo, ya que permiten la relación con el medio y el desarrollo de la autoestima. La gestión de las emociones en la infancia también contribuye a la prevención de la obesidad y el sobrepeso infantiles, al igual que los buenos hábitos de alimentación, la actividad física y las horas adecuadas de descanso.

¿De qué manera influyen las emociones?

Desde el primer momento de vida, las emociones están relacionadas con la alimentación y el aprendizaje para la adquisición de unos hábitos saludables. El miedo, el enfado, la curiosidad o la alegría son emociones básicas que están implicadas desde el nacimiento y que influyen fuertemente en el aprendizaje.

El acto de comer no solamente es para satisfacer el hambre sino que está muy relacionado con sentimientos y emociones. Por ejemplo, el uso de los alimentos como forma de compensar enfado, tristeza o frustración puede llevar a la sobrealimentación, o que también tiene un origen emocional el uso restrictivo de los alimentos en la preadolescencia y adolescencia como deseo de “sentirse bien” canalizado a través del control de lo que se ingiere.

Descarga guía completa